sábado, 12 de febrero de 2011

Las ilusiones que genera el cerebro


Una feria muestra en BCN las ilusiones que genera el cerebro

MICHELE CATANZARO, BARCELONA (El Periódico, 29/10/2007)

Los trucos para engañar a los cinco sentidos fueron protagonistas en la feria científica Las ilusiones del cerebro, ayer en la Sala Razzmatazz de Barcelona, bajo la coordinación de Mara Dierssen, del Centro de Regulación Genómica de Barcelona. Neurocientíficos de varios centros españoles llevaron a la sala electrodos, cascos y programas de realidad virtual para que los asistentes pudieran experimentar en su piel lo fácil que es engañar el cerebro. Una experiencia divertida, pero también útil para entender hasta qué punto enfermedades como la anorexia o la esquizofrenia pueden deformar la realidad.
Más de un participante se quedó sorprendido al percibir como propia una mano de goma. María Victoria Sánchez Vives, del Instituto de Neurociencias de Alicante, logró ese efecto tapándole la mano real, enseñándole una de goma y estimulando simultáneamente las dos. "El cerebro recibe el estímulo táctil y ve la estimulación de la mano de goma", explicó Sánchez Vives. "Para interpretar esta situación, concluye que la mano de goma debe ser la real". El equipo de la investigadora indujo también la Ilusión de Pinocho, la sensación de tener una nariz de decenas de centímetros. "El cerebro rellena los huecos en la información de los sentidos", comentó Sánchez. "Este proceso es evidente en las ilusiones, pero actúa siempre: la realidad es una creación de nuestra mente".
Esto pasa cuando una persona oye el llanto inexistente de su bebé o el sonido ficticio de su móvil. "Son fenómenos psicoacústicos, relacionados con sonidos con un fuerte contenido emocional", explicó Isabel Varela, del Grupo de Neurobiología de la Audición de Madrid. Su equipo trajo grabaciones de la Escala de Shepard, la secuencia infinita de notas ilusoriamente ascendentes de Bach en su Canon per tonus.

APLICACIONES
Mel Slater, de la Universidad Politécnica de Catalunya, indujo una sensación de encogimiento de la cintura en unos voluntarios con aparatos vibrantes. "La percepción de nuestro cuerpo es una creación del cerebro", comentó. "Las personas anoréxicas tienen una imagen ilusoria de su cuerpo". Por su parte, María Isabel Diges, de la Asociación Española de Hiperacusia y Acúfenos, explicó que algunos pacientes perciben un pitido de fondo constante. En la feria se presentaron también aplicaciones exitosas de las ilusiones. Por ejemplo, unos brazos virtuales utilizados por investigadores de la Universidad Pompeu Fabra en la recuperación del Ictus. O un sistema de pantallas interactivas diseñadas por Narcís Parés, siempre de la UPF, que facilitan la integración de niños autistas en su entorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada