lunes, 27 de junio de 2011

Relación terapéutica



Surfeando por blogs afines encuentro este post  en Tira los Muros y, mira por donde, me gusta más que lo que estaba preparando, así que corta y pega (solo el poema, mejor leer todo el post):

LA ALIANZA O VÍNCULO TERAPÉUTICO

Sólo te puedo acompañar desde mi propio camino.
Sin forzar tu paso ni eludir tu destino.
Solo te puedo acompañar
con el distante y cercano apoyo de mi saliente presencia.
Apoyando tu búsqueda,
acrecentando la ciencia de tu ser irrepetible,
de tu infinita conciencia.

Solo te puedo acompañar
con la honestidad de mi búsqueda no concluida,
sin pisar tu camino,
sin suprimir tu esfuerzo
ni abreviar la distancia de tu propio sendero.
dejando que tú seas el único protagonista de la trama
que brota misteriosa y multiforme de la fuente inagotale de tu alma.

Solo te puedo acompañar respetando tu historia.
Por eso nunca seré ni tu salvador,
ni tu mesias, ni tu estrella,
únicamente un hermano que camina a tu lado,
sin contaminar tu búsqueda con mi retraso.

Te acompaño en la libertad y en el respeto,
queriendo que tú seas tu propio modelo,
tú el artesano que forja el acero de tu espíritu.
No cantaré tu canto.
No borraré tu huella.
Simplemente cuando estés cansado
te ofreceré mi mano, te indicaré tu estrella
y sabrás que camino a tu lado.

Autor: Héctor Valenzuela


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada