martes, 12 de julio de 2011

Autoconciencia



  • Autoconciencia: ... darse cuenta de que pensamientos atraviesan nuestra mente, que emociones nos frecuentan, como actuamos y por que motivos ... en suma, reconocer cuales son nuestras virtudes y nuestros puntos débiles.


Recientemente encontré este post de Khalid Amayreh escrito a raíz de los sucesos con la flotilla de la libertad 2. El post lleva como título "Israel se ha vuelto completamente loco"
No hace falta ser un gran analista psicológico para darse cuenta que su patrón de conducta es síntoma de un país que no está seguro de su credibilidad moral.
...
El reciente comportamiento de Israel hacia una serie de cuestiones y acontecimientos describe a un Estado preso de angustia existencial. Por ejemplo, la respuesta claramente histérica del gobierno israelí a la movilización de unos pocos barcos con ayuda humanitaria para los habitantes de la bloqueada franja de Gaza, parece la caricatura de un Estado que reacciona de manera fóbica a peligros y amenazas que en realidad no existen.
...

Esto me recuerda algo que se ha dicho muchas veces y se ha olvidado otras tantas: que los países, las sociedades y las culturas, al igual que las personas individuales, pueden caer en procesos patológicos, es decir, sufrir sociopatologías. Y que no es extraño la falta de autoconciencia de ello, al menos para la mayoría de los miembros del grupo social.

Domenico Losurdo, filósofo y profesor de filosofía en la Universidad de Urbino, en una conferencia dada en 1994 sobre "Autoconciencia y falsa conciencia en Occidente", decía:
Adam Smith, uno de los padres fundadores de la tradición liberal de Occidente, en las Lecciones de Derecho, cuando comienza a examinar la cuestión de la esclavitud, hace estas observaciones: "En general, nos inclinamos a pensar que la esclavitud casi ha desaparecido debido al hecho de que en Europa se ha eliminado, pero en realidad, Europa es una pequeña isla de libertad en un océano ilimitado en el que la esclavitud sigue existiendo y es vital". ¿Que es sorprendente en esta declaración? El hecho de que se haya eliminado un pequeño pero importante detalle, que Europa se celebra a sí misma como la pequeña isla de libertad, pero en realidad en ese momento se plantea la cuestión de la trata de negros protagonizada precisamente por Europa, y en primer lugar por la Inglaterra desde donde habla Adam Smith.
...
la Europa que se celebra por Adam Smith como la pequeña isla de libertad, es en realidad la protagonista de la peor forma de esclavitud...
...
Creo que esta es la "falsa conciencia de Occidente". Esta falsa conciencia sigue apareciendo después en formas muy diferentes, pero yo diría que la característica clave es el intento de externalización de la maldad. Yo diría que el caso tal vez más sensacional es el de Oswald Spengler, autor de "La decadencia de Occidente". Declara que Rusia, después de la Revolución de Octubre, depuso su máscara blanca y demostró ser una potencia asiática, mongólica. En efecto la Unión Unión Soviética en ese momento no solo pide la descolonización, sino que también insta a los esclavos de las colonias a romper sus cadenas, he aquí la razón, de acuerdo con Oswald Spengler, porque Rusia ya no forma parte de Occidente...

Lewis Fry Richardson fue un matemático, físico, meteorólogo, psicólogo y pacifista que tuvo un cierto éxito en crear modelos matemáticos para la predicción del tiempo. En su momento no existían ordenadores, pero nuestras actuales previsiones meteorológicas derivan de su trabajo precursor. Poco después de la I Guerra Mundial se le ocurrió estudiar del mismo modo una clase de cataclismos que repetidamente asolan nuestra especie y desvirtúan cualquier progreso: las guerras. Reunió cuantos datos pudo e intentó aplicar sus métodos para lograr explicar y predecir las guerras. En esta dirección no obtuvo ningún éxito, parece que las guerras no siguen ningún patrón predecible. Pero algunos de los datos que muestran las estadísticas todavía escuecen. Se han rehecho, ampliado y refinado muchas veces, pero siguen mostrando lo mismo. Entre otras cosas, que los países cristianos tienen mayor propensión a iniciar guerras que los de cualquier otra religión. Si ahora observamos la forma en que se maximizan unos hechos y se minimizan otros, aquello de la "externalización de la maldad"  adquiere una presencia más cercana.

Inmaculada Jauregui Balenciaga, Doctora en Psicología establecida en Gran Canaria, en esta publicación de 2008 titulada "Psicopatía, ideología y sociedad", escribe:

La relación entre lo psicológico y lo social ha sido manifestada a lo largo de muchos siglos y por diferentes autores, entre los cuales destacamos a Rush, quien halló una relación estrecha entre la organización económico-política y la enfermedad, de tal forma que cambios en dicha organización producían cambios en la salud (de la Heras, 2005). Kraepelin, a finales del siglo XIX, también llega a la conclusión de la estrecha relación entre el aumento de las enfermedades mentales y el desarrollo de la civilización (de la Heras, 2005). Freud, en su día, mostró que hay algo en la cultura, intrínseco a ella, que goza de la facultad de perturbar la psicología. El producto de la civilización humana, lejos de aportarnos bienestar, ha aportado todo un malestar, más o menos difuso según los tiempos, que se expresa en fenómenos como las guerras y otros desastres que toman forma de pandemia.
Posterior a estos autores, Karen Horney (1985) diagnostica a los individuos de nuestra sociedad actual de neuróticos. En su obra, la autora muestra que las neurosis de los individuos son específicas, no solo de la historia individual de cada uno, sino de la cultura en la que viven.

Encuentro aquí otro artículo interesante e inquietante. El doctor Paul Babiak, psicólogo industrial y organizacional, trabajó para diferentes compañías para ayudarles a determinar cuáles de sus empleados eran prometedores.
Entre los candidatos había desde supervisores hasta directores ejecutivos. Al tiempo que examinaba su desempeño y potencial en general, a Babiak le permitieron usar la Escala de Calificación de Psicopatía de Hare (Escala PCL-R), una prueba psicométrica que se usa para evaluar si criminales tienen tendencias psicópatas.
Babiak descubrió que de las 203 personas a las que les hizo el test, una de cada 25 clasificaron como psicópatas, a pesar de no tener un pasado criminal. Eso es cuatro veces más de lo que se espera encontrar en la población en general. Cuando Hare revisó la información, descubrió algo más.
"Las evaluaciones internas de las compañías sobre estas personas a menudo decían cosas como 'esta persona es un líder -innovador, inteligente, confiable, energiza la oficina cuando llega, etc.-'", según le dijo Hare a BBC Focus.
"De hecho, entre más alto marcaran en la prueba de psicopatía, mejor la opinión que sus superiores tenían de ellos".
La Escala de Calificación de Psicopatía de Hare usualmente sólo se le administra a internos en hospitales psiquiátricos de alta seguridad, para determinar si es conveniente liberarlos.
Pero en este caso se trataba de personas aparentemente normales. Y eran esas características, que le habían permitido a otros a matar y mutilar sin empatía, las que le habían posibilitado a la gente que Babiak estaba evaluando abrirse el camino para sobrepasar a sus colegas.
Bien, todo lo precedente, esa especie de 'historias para no dormir' es solo para enmarcar el tema de hoy. Para darse cuenta de que nuestra sociedad sufre alguna patología no hace falta leer a ningún psicólogo, ni sociólogo, ni filósofo ni nada. Basta con hacer un ejercicio de memoria y anotar qué cosas vamos agregando a nuestra normalidad. Tengamos una biografía extensa o breve, podemos recordar situaciones y comportamientos que en otro tiempo considerábamos desagradables, no deseables, o incluso inaceptables y hoy, los encontramos normales.

La pregunta es ¿que implica el vivir en una sociedad enferma? ¿cómo me afecta? ¿en qué me limita? ¿a qué me obliga? Porque alguna responsabilidad tendré en ello; y en todo caso, no hay nave espacial disponible, ni lugar al que huir, así que más vale ser propositivo y proactivo .

La verdad, no lo tengo muy claro ... se admiten sugerencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada