domingo, 24 de marzo de 2013

100 euros por un link


Se lo he ofrecido a algunas personas cara a cara; como no he obtenido respuesta, ahora lo ofrezco más públicamente. Ofrezco 100 euros por el link a un estudio donde se establezca relación causal entre desequilibrios bioquímicos y psicosis. Puesto que es ampliamente conocido que las psicosis son causadas por desequilibrios de los neurotransmisores, debería ser fácil encontrar algún estudio que lo demuestre. Si llegara una catarata de mails o comentarios con el enlace a un estudio que cumpla las condiciones, el premio será solo para el primero.

Hasta donde yo he investigado la literatura, lo que he encontrado son 3 tipos de estudios:
A) aquellos donde se da por sentado lo que se afirma, sin mayores precisiones (y tonto el que no lo sepa ya; esos son los más numerosos).
B) los estudios cuyo resultado "sugiere" que realmente hay alguna relación causal entre cierto desequilibrio bioquímico y ciertos fenómenos que atañen la vida psíquica.
C) los estudios cuyo resultado "refuerza" la hipótesis de relación causal entre cierto desequilibrio bioquímico y ciertos fenómenos que atañen la vida psíquica.
Así que estos estudios no tienen premio, hace falta algo más. Algo así como enseñar el bichito de Koch atado a unos pulmones tuberculosos.

 Como ignoro el currículum de mis lectores, para aquellos que no lo tienen fresco recordaré que observar un cierto desequilibrio bioquímico (exceso o defecto de ciertos neurotransmisores) en personas que padecen una psicosis, NO DEMUESTRA ABSOLUTAMENTE NADA, aún cuando puede ser un indicador valioso acerca de los fenómenos en curso. (Del mismo modo que encontrarlo a Vd. cerca del lugar del crimen no lo convierte en culpable, aún cuando pase a ser considerado sospechoso)
Si de ello concluyéramos que el tal desequilibrio es causa del fenómeno psíquico observado estaríamos cometiendo un pecado llamado "sesgo de disponibilidad". Cuando se quiere ligar dos fenómenos con una relación causal se suele emplear una tabla del tipo:

Nº de casos CON psicosis Nº de casos SIN psicosis
Nº de casos CON el desequilibrio Psicosis CON desequilibrio Desequilibrio SIN psicosis
Nº de casos SIN el desequilibrio Psicosis SIN desequilibrio Ni desequibrio ni psicosis

Pero incluso si hubiera una correspondencia biunívoca (concordancia exacta entre los casos de desequilibrio bioquímico y de psicosis) todavía habría de establecer qué es la causa y qué el efecto, o si ambos son efecto de una causa común.

Hace algún tiempo dediqué un post a la heredabilidad de la esquizofrenia (algo bien establecido) y la causa genética de ello. El tema de la genética está lejos de estar probado. Lo que los estudios muestran más claramente es el grado en que las propias convicciones se disfrazan de razones.

En fin, si conoces algún estudio que establezaca la relación causal entre desequilibrio bioquímico y psicosis, solo tienes que mandar un link y te pediré un nombre y una dirección donde mandar el premio.

13 comentarios:

  1. Yo añado 100 euros más, para el estudio ganador, jejeje

    ResponderEliminar
  2. "... un cierto desequilibrio bioquímico (exceso o defecto de ciertos neurotransmisores) en personas que padecen una psicosis, NO DEMUESTRA ABSOLUTAMENTE NADA, aún cuando puede ser un indicador valioso acerca de los fenómenos en curso ...".

    Las anteriores líneas bajo mi (¿humilde?) punto de vista suponen una contradicción. Si el desequilibrio químico no demuestra absolutamente nada, no veo por qué tiene que indicar algo, y mucho menos que este algo sea valioso en lo que se refiere al fenómeno en curso.

    Varias preguntas. ¿Sabías que algunos desajustes en los iones del cuerpo modifican el comportamiento del músculo cardíaco y que cuando con fármacos los reviertes a su valor normal el corazón vuelve a su funcionamiento correcto? Hoy se sabe cuál es el proceso por el que esos iones interfieren en la electricidad que hace contraerse al corazón, no necesitando la asociación epidemiológica, -que solo asociación pone de manifiesto- sino por los experimentos del laboratorio que así lo demuestran.

    A ver, te planteo una cuestión. Si no conociésemos esos detalles, cómo así era hace unos cuantos años, sería ciertamente muy sensato, tal y como señalas más arriba, dudar sobre qué es causa y qué efecto -haciendo extensible el paralelismo de la psicosis de la mente con la contracción cardíaca- pero, ¿sería irracional y desproporcionado pensar que que el desajuste iónico causa la alteración cardíaca? ¿Sería justo decir que, a pesar de la asociación epidemiológica, los elevados/descendidos niveles de iones NO DEMUESTRAN ABSOLUTAMENTE NADA?

    Tú, cuando ves los estudios, ¿a qué conclusiones llegas, aparte de la que, ciertamente, no sabemos qué es causa y qué efecto? ¿Sólo a esa conclusión? ¿Crees que es COMPLETAMENTE DESCABELLADO PENSAR que el desequilibrio en los neurotransmisores puede ser la causa o una de las causas de la psicosis?

    Me tomo la licencia, aunque no sé si debiera, pues a mí no me gusta mucho que me den 'consejos', de decirte que han sido infinidad (y probablemente serán muchos más en el futuro) los procesos bioquímicos que se han ido descubriendo y que son la causa de muchas de las manifestaciones del organismo humano. Quizá ha llegado el momento de que revises tu postura.

    No le vas a entregar a nadie ese premio de 100€.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. apreciado anónimo,
      me parece que no usamos el mismo concepto de causa, así que más valdrá ponerse de acuerdo en esto o, de otro modo, estaremos hablando en vano. Salvo especificación en contrario entendemos por causante la causa última. Sin entrar en disquisiciones filosóficas inútiles, entendemos por causa última la última discernible. Por ejemplo, los certificados de defunción mencionan causa inmediata de la muerte y causas antecedentes. Decimos "fulanito se murió DE un cancer" y no "de caquexia" o de "parada cardio-respiratoria".

      Por extraño que te pueda parecer, la concomitancia de dos fenómenos no implica relación causal entre ellos. Esta presentación muestra claramente uno de los sesgos más corrientes:
      http://www.nogracias.eu/wp-content/uploads/2013/03/Una-explicaci%C3%B3n-gr%C3%A1fica-y-num%C3%A9rica-del-sesgo-de-disponibilidad.ppt

      Los enormes, útiles y sorprendentes avances de la medicina en general y de las neurociencias en particular parece que a veces nos lleven a confusión. Descubrir y describir el mecanismo por el cual se desarrolla un cierto fenómeno es distinto a elucidar la o las causas que lo provocan.
      Si se me acelera el corazón ¿la causa es un cierto ión o la vista de cierta persona por la que experimento especial aprecio?
      Si experimento miedo ¿la causa es el nivel excepcionalmente alto de adrenalina o el hecho de haber visto un tigre a dos metros?

      Estoy revisando mi postura y, de momento, no veo razón por la que debiera cambiarla. En cualquier caso te agradezco el comentario, es bueno reflexionar y hacer reflexionar.

      Eliminar
    2. Veo que, lamentablemente, o no has leído mi comentario o no lo has entendido. No por nada, sino porque te he dado la razón en lo que a causa/efecto has expuesto.

      Muchas gracias por contestarme.
      Un saludo.

      Eliminar
    3. apreciado anónimo,
      pues así es, no he entendido tu comentario. Empezaste por citar una frase del post para, a continuación, afirmar que te parece una contradicción. ¿En qué?
      "..NO DEMUESTRA ABSOLUTAMENTE NADA" significa exactamente eso: que "..no DEMUESTRA absolutamente nada". ¿Donde está la duda? ¿de veras eso te parece extraño?
      Sin embargo el hecho mencionado sí MUESTRA algunas cosas interesantes: una *parte* del fenómeno en estudio. Y comprender los mecanismos bioquímicos es, ciertamente, interesante y útil.

      No tengo interés en polémicas pero sí tengo interés en ampliar mi comprensión de estos temas, gracias por tus diversos comentarios.



      Eliminar
    4. ¿Sabias que un clavo entrando por la planta del pie de alguien puede activar una respuesta sonora considera como dolorosa?
      Es por ello que ¿LOS CLAVOS son una cura contra las personas que no pueden sollozar.?

      Puedes comercializar esta "pócima" del mismo modo que casi todas las demás que se han comercializado, PERO NO HABRÁS SOLUCIONADO NADA QUE TENGA QUE VER CON ¿Qué hacia un clavo ahí en medio o qué hacia ese pie posándose sobre él?

      En otras palabras: si un "ion" puede restablecer el ritmo cardiaco de una persona afectada por una arritmia, SOLO LE AYUDAS MOMENTÁNEAMENTE si le aportas "iones", pero si de verdad quieres eliminar sus arritmias lo primero es ¡¡¡DEJAR DE CREAR ARRITMIAS COMO MÉTODO PARA VENDER IONES!!!

      Así es como un Ser Humano Sensato (=SHS) actúa; bastante diferente a como lo hace el "Poder Farmacéutico", ¿no te parece?

      Ug Ug

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho el comentario de anónimo.Mucho, especialmente en lo referido al corazón. El problema es la naturaleza sobre lo que discutimos. Dentro de esa naturaleza entra la particular de los diagnósticos psiquiatricos. No soy cardiólogo ni médico, pero creo que los parámetros bajo los que funciona un corazón normal son perfectamente objetivables, tanto a nivel eléctrico como físico. Ahora bien, no queda tan claro el como funciona un cerebro normal cuando de mente y salud mental hablamos. Los cambios en los parámetros fisiológicos a nivel cerebral se relacionan con los diagnósticos psiquiátricos, y aquí viene el problema. Los estudios que se hacen de fiabilidad interjueces en estos diagnósticos, parecen querer decir que son muy, pero que muy poco fiables, ya que entre otras cosas entra de por medio el juicio subjetivo del experto.
    Desde luego que sería simplificar y realizar un juicio reduccionista el tratar de establecer relaciones de causa-efecto o de causa-no efecto, pero creo que en esta discusión no hemos llegado aún ahí. Estamos en un paso previo, y es en ponernos de acuerdo en cuando una mente se considera que funciona mal, o cuanto de mal tiene esa mente a la hora de funcionar, con los correlatos (por otra parte lógicos) respecto a su funcionamiento ¿cerebral?.
    Así pues, la analogía establecida, aunque aparentemente válida, no creo que sea aplicable. El problema aquí no está en los canales sodio potasio, en los iones o en las neuronas, está en como relacionamos todos los cambios con eso que hemos llamado enfermedad mental, o psicopatologia.
    En cualquier caso le felicito (con permiso de Pere al que aprovecho para saludar)por su interesante puntualización.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Jesús,
      la ciencia en general es una cuestión delicada que exige método y honestidad. Cuando el objeto de estudio es la misma clase de mente que efectúa el estudio, muchísimo más.
      Mientras no caigamos en la ilusión de poseer 'La Verdad' resulta de lo más interesante darle vueltas al tema desde diferentes ángulos.
      saludos,

      Eliminar
  4. Muchas gracias Jesús por la felicitación, aunque, sinceramente, creo que no la merezco.

    Con lo que planteas y con todos los detalles que aportas, para ser completamente sincero contigo, y sin ánimo de ser descortés, no sé si llevas o no razón. No voy a entrar a valorar de forma extensa lo que expones, no porque no quiera sino porque ese tema, aunque muy bien traído a colación de lo que expongo, no es con exactitud el que intento rebatir al autor del post de más arriba. Lo que argumentas es muchísimo más complejo. Si nos enzarzáramos a intentar acotar con un una definición la psique, o la patología de la misma, en términos físicos, no llegaríamos a nexo de unión alguno. Lo que yo planteo es algo más burdo... más de carácter introductorio... más básico; hasta qué punto con las observaciones que disponemos del encéfalo podemos decir qué es la mente o qué son sus desajustes. Si podríamos aventurarnos a establecer qué es causa y qué efecto con lo hasta ahora visto en cuanto a su química y electricidad.

    Efectivamente, "no queda tan claro el como funciona un cerebro normal". Sin embargo, los parámetros por lo que se rige el corazón no siempre fueron "perfectamente objetivables". La historia refleja con una nitidez espectacular miles y miles de conatos entre gente científica y "no tan científica" en estas lindes. Muchos datos de los que se disponen hoy sobre el cerebro son 'objetivables' como tú dices, pero no lo eran hace escasos 100 años. Además, ten en cuenta que todos los órganos del cuerpo, a lo largo de la historia de la medicina, han sido igual de arcanos que hoy nos resulta el sistema nervioso, la ¿última? frontera, hasta que poco a poco se han ido desentrañando sus funcionamientos con muchos estudios, experimentos y reflexiones. La neurociencia, incipiente disciplina sin el menor género de dudas, no ha hecho nada más que empezar a rodar.

    Para ti, y yo lo respeto profundamente, el paralelismo que establezco no lo ves razonable o aplicable. Sin embargo, en el cerebro hay toda una serie de elementos que intervienen en su funcionamiento, ya sea en el estándar (en la salud) o en la anómalía (la enfermedad). Fibras musculares se activaron cuando tecleabas tu respuesta a mi comentario, fibras musculares se activaron en tu corazón para llevarles sangre a las primeras y desde las neuronas de tu cerebro partieron la electricidad y la química (¿tu pensamiento?) con el que expresaste tu opinión.

    El problema está en los canales, el problema está en lo que hemos llamado enfermedad mental, el problema está en la sociedad, el problema está en la genética, ¡el problema está en todas partes! ;)

    En fin, espero mi comentario te aporte algo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto que me aporta en una cuestión que me quita literalmente el sueño ( :) ).
    No he dicho que no me parezca razonable sino que creo que se discute otra cosa, es otro nivel de análisis y no es aplicable, creo, la analogía que planteas.
    Por supuesto que se descubrirá mas (aunque en el fondo creo que es una falacia afirmar que llegaremos a saberlo todo), por supuesto que hay cambios químicos y hasta posiblemente físicos mientras tecleo este texto. Efectivamente el problema está en todas partes, por supuesto, de la misma forma que está en todas partes el problema cuando alguien se parte un brazo, solo que por diferentes razones meramente económicas y en su mas amplio sentido, para que la persona se encuentre bien a nivel emocional, se interviene en su brazo para que sane lo antes posible. A nadie se le ocurre intervenir en primer y único lugar a nivel psicológico porque seguramente eso no hará que el brazo sane y por tanto el individuo seguirá igual. Aquí diríamos que el peso del problema, la variable crítica, aunque todo tiene que ver, es fundamentalmente orgánica.

    He de confesarte que la palabra normalidad aplicada a la mente me asusta. Con cerebro normal ya no tengo tanto reparo, y me imagino que efectivamente tanto a nivel macro como micro anatómico es posible establecer de una forma mas o menos objetiva lo que es un cerebro normal. A nivel fisiológico supongo que también. Cuando ya se trata de relacionar, por ejemplo, consumo de glucosa en determinadas áreas, con respuestas "habituales" mientras se realizan determinadas actividades y por parte de según que personas categorizadas con según que etiqueta, aquí es cuando comienzan los problemas. Y serios.

    Realmente creo que el pensamiento es irreductible a la electricidad y la química aunque está claro que sin ellas no hay pensamiento. Creo que la mente, el pensamiento, pertenece a los llamados fenómenos emergentes, de tal forma que sin olvidar que factores le dan origen, no podemos buscar la explicación de que es y como funciona en ellos. De ahí que seguramente sepamos ¿mucho? sobre algunos CORRELATOS, pero muy poco sobre causas físicas y/o biológicas. En realidad quizás sepamos mucho mas de que condiciones económicas y personales se relacionan con el desarrollar eso que llamamos psicosis y que factores hacen que mejore el pronostico y que condiciones lo empeoran.
    Las felicidades las mereces por el hecho de bajar a la arena de la discusión en un tema tan complejo y en ocasiones, seguramente debido a ello, tan visceral.
    Pere, no se si hay ordenadores que sean capaces de hacer un diagnostico de otro de su mismo tipo y clase y repararlo (obviamente me refiero a una cuestión de software). Aún siendo una analogía ingenua sobre la mente, puesto que se obvia lo complejo que resulta incluir las emociones, me imagino que para la diagnosis el ordenador lo que hace es comparar sus rutinas y subrutinas con las del otro y así concluye si el otro está ok o no, ¿verdad?. Interesante.....
    Salu dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús,
      un ordenador puede chequear lo que tú le digas de otro ordenador. Lo que -hasta el momento- no es capaz de hacer, es determinar qué debe chequear.
      Y los humanos somos capaces de chequear lo que entendemos de lo que dice un manual que deberíamos mirar. Determinar qué es normal y qué es patológico es harina de otro costal, es más bien terreno de las humanidades.
      A propósito de causas y efectos, he aquí un cuento oriental que circula desde hace algunos siglos: http://www.proyectopv.org/1-verdad/percepcion.htm
      saludos,

      Eliminar
    2. Hola de nuevo, Jesús.

      Estoy seguro que coincidirás conmigo si te digo que el formato de este tipo de conversaciones -intercambio de comentarios escritos en un blog- muchas veces se convierte en un handicap hasta el extremo de impedir una eficaz comunicación. A medida que leía tu última respuesta he ido coincidiendo en la mayor parte de las cosas que expones. Cosas que contraargumentas en cierto modo no sé muy bien por qué, pues mi postura no es la opuesta.

      En mi primer comentario te dije que, efectivamente, si nos liásemos a discutir sobre la 'mente' e intentásemos acotarla en términos físicos no llegaríamos a ningún sitio. Con ello, te di la razón, al menos en parte, al admitir que el funcionamiento cardíaco no es lo mismo que el cerebral, PERO, no por ningún motivo en especial sino simplemente porque en el primero se han desentrañado muchos de sus procesos y del segundo todavía no.

      Es razonable la analogía en el sentido de que ambos son órganos, y por tanto acometemos el estudio de sus elementos, y NO ES RAZONABLE la analogía porque en el caso del cerebro, lo que de él vemos, la mente, es algo mucho más amplio y complejo que las funciones del corazón. Para mí es el mismo tipo de análisis y estudio, muchísimo más complicado y misterioso y con una innumerable lista de componentes a tener en cuenta, pero el mismo tipo de estudio en definitiva.

      "... Aquí diríamos que el peso del problema, la variable crítica, aunque todo tiene que ver, es fundamentalmente orgánica ...".

      Esta sentencia con respecto al 'problema' que discutimos no sé cómo relacionarla con:

      "... El problema aquí no está en los canales sodio potasio, en los iones o en las neuronas, está en como relacionamos todos los cambios con eso que hemos llamado enfermedad mental, o psicopatologia ...".

      Repito un poco lo que dije.

      El problema -que no debemos perder de vista y que en definitiva es si una determinada concentración de neurotransmisores es la causa de la psicosis- es mucho más complejo que lo que estamos escribiendo aquí. Interviene el entorno; la cultura. Una persona puede ser 'psicótica' en una determinada área del planeta y en otra no. En una época del tiempo y en otra no. La genética, en lo que al sistema nervioso se refiere, complica su estudio hasta un punto que parece inabordable. Y la cuestión de causa/efecto. ¿El desajuste en la concentración causa la psicosis, o la psicosis causa el desajuste de la concentración? -Cuando veo un tigre- ¿Siento miedo y se activan ciertas zonas de mi cerebro, o se activan ciertas zonas de mi cerebro y siento miedo?

      Yo he de confesarte que la palabra normalidad me asusta.

      Sin electricidad y sin química no hay pensamiento, es una buena frase para terminar un debate.

      PS No podré rebatir tus argumentos -si los hicieses- de ahora en adelante, tengo menesteres que cumplir tras unos días de asueto. Ha sido un placer.

      Un saludo.



      Eliminar